Pescado azul, fuente de salud para el corazón

El pescado azul es rico en grasas poliinsaturadas, por lo que su consumo regular ofrece múltiples beneficios para el corazón. ¿Cuál es el pescado azul y cómo ayuda a nuestra salud cardiovascular?

pescado_azul1.jpg

Diversos estudios encontraron que poblaciones como la esquimal o la japonesa presentaban un número bajo de accidentes cardiovasculares, comparados con otros grupos de población. ¿La razón? Una dieta con abundancia de pescado azul, que es bajo en calorías y rico en grasas poliinsaturadas. 

¿Qué pescado es considerado pescado azul y qué características tiene?

El pescado azul vive en zonas frías y profundas. Es una especie migratoria porque tienen que recorrer grandes distancias para alimentarse, por lo que acumulan gran cantidad de grasa como fuente de energía (5 gr. de grasa por 100 gr. de pescado). Se desplazan impulsados por su cola en forma de V, que es la característica indicativa, junto a su lomo color azul verdoso, del pescado azul.

Se considera pescado azul a la sardina, el salmón, el bonito del norte o atún blanco, el boquerón, la caballa, el verdel o estornino, la palometa o japuta, el jurel o chicharro, la anguila, el arenque, el congrio, el cazón, el pez espada o emperador, la lubina y el besugo. 

pescado_azul2.jpg

¿Cómo favorece el pescado azul a la salud cardiovascular?

Gracias a sus reservas para desplazarse, el pescado azul es rico en grasas poliinsaturadas (ácidos grasos oleicos, linoléicos y Omega 3), que aportan grandes beneficios al corazón. Su consumo regular tiene efectos muy saludables:

  • Reduce los niveles de colesterol malo (LDL), disminuyendo los niveles de triglicéridos en la sangre.
  • Disminuye la presión arterial.
  • Disminuye el riesgo de trombosis, retardando el proceso de acumulación de placas de grasa en las arterias. 
  • Aumenta la vasodilatación arterial.

Por tanto, dentro de una dieta equilibrada, las grasas insaturadas ayudan a prevenir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

¿Qué cantidades de pescado azul son las recomendadas?

La grasa del pescado depende de varios factores: el tamaño, la temperatura de las aguas, el momento del año de su captura… Eso produce variaciones que hacen que pueda ser considerado pescado azul o blanco. 

Dicho esto, las cantidades recomendadas en una dieta equilibrada son consumir dos días por semana pescado azul, y otros dos pescado blanco.

Y en caso de haber sufrido algún accidente cardiovascular, el consumo de pescado azul puede aumentarse hasta las cuatro veces por semana.

¿Cuál es la mejor manera de cocinarlo?

La cocción no afecta a los ácidos grasos, pero sí a la facilidad de la digestión del pescado azul. La mejor manera es cocinarlo a la plancha, a la papillote, al horno o hervido. Frito o con salsas se añaden más grasas que realmente no son necesarias, porque el pescado azul ya aporta las suficientes, y pueden perderse algunos de sus nutrientes.

pescado_azul3.jpg

¿Qué otros beneficios tiene el pescado azul para la salud? 

El pescado azul es un alimento muy completo y recomendable en una dieta equilibrada. Además de las grasas poliinsaturadas, nos aporta proteínas de gran calidad biológica, vitaminas esenciales como la D o las del grupo B, y otros nutrientes minerales como el calcio, el hierro, el potasio, y el yodo.

Así que no lo dudes. Consumir pescado azul aporta grandes beneficios, tanto para la salud en general como para la cardiovascular. Añádelo fresco a tu dieta en las estaciones adecuadas, o congelado durante todo el año. Será un gran aliado de tu corazón. 

Publicado el 13-07-2016
Facebook Twitter Google+ LinkedIn
FarmaCardio