Las frutas más saludables para el corazón

frutas_corazon_rojos

Los hábitos saludables son fundamentales a la hora de cuidar la salud cardiaca y, dentro de una dieta equilibrada, el consumo de fruta es especialmente beneficioso, ya que son ricas en vitaminas, sales minerales y antioxidantes, a la vez que aportan pocas calorías (entre un 0,1 y un 0,5 %) y un alto porcentaje de agua (entre un 80 y un 95 % de su peso fresco).  

Aunque todas las frutas cuentan con propiedades nutritivas excelentes para mantener una buena salud, te contamos cuáles son especialmente recomendables para cuidar el corazón:

Los frutos rojos, los más cardiosaludables

Los frutos rojos tienen un gran efecto cardioprotector por su alto contenido en antioxidantes, como la antocianina, un flavonoide que da el pigmento de color azulado, rojo oscuro o morado a fresas, frambuesas, arándanos, uvas, moras, cerezas, ciruelas, grosellas, granadas, manzanas… Las antocianinas ayudan a proteger el endotelio (la capa interior de los vasos sanguíneos), a controlar la tensión arterial y tienen una gran capacidad para reducir la inflamación.

También son ricos en licopeno, un antioxidante con propiedades vasodilatadoras que protege de la hipertensión arterial y de la formación de coágulos, reduce el nivel de colesterol y disminuye el riesgo de ictus. Y en ácido elágico, presente en las bayas y la granada, que ayuda a reducir el daño al músculo cardiaco, las lesiones arterioescleróticas y a luchar contra la oxidación del colesterol malo (HDL). Otras frutas rojas, como la uva, también contienen resveratrol, que previene la diabetes y las enfermedades del corazón.

frutas_corazon_verdes

Las frutas de color verde

Las frutas de color verde, como el kiwi, la manzana verde, la pera o el melón, también están indicadas para cuidar nuestro corazón. Son ricas en ácido fólico, calcio, hierro, magnesio y vitamina K, que nos ayudan a limpiar nuestra sangre. Y, como además, el magnesio protege contra los trastornos del ritmo cardiaco, ayudan a prevenir enfermedades del corazón.

Las frutas de colores claros

Las frutas de colores claros, como los melocotones o los plátanos, son ricas en vitaminas, minerales y fitoquímicos (como el potasio del plátano, que también previene los trastornos del ritmo cardiaco), por lo que también promueven la salud del corazón.

¿Cuál es la mejor manera de consumir la fruta?

Para aprovechar al máximo las propiedades nutricionales y los beneficios que nos aporta la fruta, la mejor opción es consumirla fresca, ya sea la pieza entera o en zumo, y evitar mermeladas y zumos envasados, ya que suelen contener niveles altos de azúcares añadidos. También es recomendable que sea de temporada, ya que tendrá más sabor y saldrá un poco más económica.

frutas_corazon_ensalada

Puedes añadir una pieza de fruta al tu desayuno, como una manzana, una pera o unas ciruelas, o comerla entre horas, para evitar la tentación del picoteo. También puedes añadir trozos de fruta fresca a las ensaladas, tomarlas acompañadas de yogur o queso fresco...  Comer una pieza de fruta en la cena es otra opción, aunque en este caso debemos procurar que sea una fruta rica en agua, que ayude a relajarnos y sea saciante, como la manzana o la pera. Los cítricos u otras frutas que contienen más azúcares, como el plátano, las fresas o el mango, es mejor consumirlos durante el día.  

Las campañas de salud y la Fundación Española del corazón recomiendan cinco piezas diarias de fruta, así como el consumo de un plato de verdura o ensalada y unos 40-50 gramos de frutos secos (nueces, avellanas o cacahuetes). El contenido en fibra que proporciona este tipo de alimentación favorece el tránsito intestinal y, por tanto, disminuye las posibilidades de desarrollar fenómenos inflamatorios, a la vez que compite con la absorción intestinal de grasas. Si este tipo de alimentación se complementa con frutos secos, ricos en ácidos omega 3 y 6, se potencia el factor protector de la dieta vegetal.

Publicado el 10-04-2019
Facebook Twitter Google+ LinkedIn
FarmaCardio