Chocolate y riesgo cardiovascular

chocolate_rcv

Tan sólo con mencionar la palabra “chocolate” a muchos se nos hace la boca agua. Los hay de muchos tipos y para todos los gustos: con leche, negro, blanco, con galleta, con caramelo, con frutos secos… En España se consumen 7 kg de cacao y derivados por persona y año, la mayoría en forma de tableta, caco en polvo, bombones, snacks y cremas para untar.

¿Pero es bueno o malo para la salud? Porque el chocolate siempre ha sido un placer culpable al que nos tenemos que resistir si queremos tener una alimentación sana, pero en los últimos años también se le ha otorgado propiedades saludables. Pues depende básicamente de la composición del chocolate. De la proporción de cacao y de los azúcares añadidos.

El cacao y el chocolate no son lo mismo

Para empezar, debemos distinguir entre chocolate y cacao, que no son lo mismo ni tampoco tienen los mismos beneficios. El cacao es la semilla del árbol del cacao y es el componente básico del chocolate (en el chocolate blanco es la grasa del cacao). El cacao puro, sin azúcares añadidos ni aditivos, es el que tiene las propiedades nutricionales cardiosaludables, siempre que no consuma en exceso, ya que  es un alimento muy calórico y hay que controlar la ingesta para no disparar el consumo de calorías.

Los beneficios del cacao

Diferentes estudios han probado que el cacao es rico en flavonoles, un tipo de flavonoide con un efecto cardioprotector, porque cuenta con:

  • propiedades antioxidantes, que pueden inhibir la oxidación del colesterol LDL (o colesterol “malo”)
  • actividad antihipertensiva (reduce la presión arterial)
  • efecto antiinflamatorio (regula la respuesta inflamatoria de los vasos sanguíneos)
  • capacidad antiaterogénica y antitrombótica (previene la formación de coágulos sanguíneos)
  • capacidad de mejorar la resistencia a la insulina, (reduce el riesgo de padecer diabetes)
  • mejora la función endotelial, un factor clave en la conservación de la salud vascular
  • mejora la producción de óxido nítrico, que regula la función cardiaca.

También tiene una gran cantidad de fibra soluble, que ayuda a mantener niveles óptimos de colesterol, aporta sensación de saciedad y favorece la salud digestiva.

chocolate_rcv_mujer

Contiene serotonina, un antidepresivo natural que mejora el estado de ánimo, y estimula la producción de endorfinas, las hormonas responsables del placer y el bienestar. Y los flavonoides del cacao también mejoran la función cognitiva.

¿Qué tipo de chocolate debemos elegir para cuidar la salud cardiovascular?

El cacao tiene propiedades beneficiosas, sí, pero no todo el chocolates es igual. Y ahí es donde está la clave. Porque los beneficios del cacao se pierden cuando se consumen determinadas variedades de chocolate que incluyen una gran cantidad de azúcar y otros aditivos. La misma OMS alerta: una proporción elevada de azúcar añadido en el chocolate lo convierte en ultraprocesado, que entrañan peligros para la salud, como un aumento del riesgo de sufrir de diabetes u obesidad y agravar enfermedades cardiovasculares. Por otro lado, la presencia de estas cantidades tan altas de azúcar añadido hace que la proporción de cacao sea menor, cosa que también contribuye a que se pierdan todos los beneficios.

Por tanto, lo que debemos tener en cuenta es el porcentaje de cacao y la cantidad de azúcares añadidos del chocolate, que podemos comprobar mirando el etiquetado del producto.

Generalmente el chocolate con leche, que es el más común, suele tener un 40% de cacao y aproximadamente un 50% de azúcares añadidos. El chocolate blanco sin duda es el menos saludable, ya que suele contar con casi un 60% de azúcar y tan sólo un 20% de cacao. El cacao puro y el chocolate negro (con al menos un 85% de cacao) son las opciones más saludables ya que, aunque pueden tener azúcares añadidos, la proporción de cacao es mayor y, por tanto, se mantienen el contenido en fibra y los antioxidantes y los beneficios para la salud.

chocolate_rcv_platano

Chocolate sí, pero dentro de una dieta saludable

Aunque un reciente estudio de la Universitat Pompeu Fabra ha concluido que los efectos beneficiosos del consumo de chocolate en la salud cardiovascular "no son concluyentes" y se continúan haciendo otros más concretos, los beneficios del cacao, siempre que se consuma en las proporciones adecuadas, están comprobados. Por tanto, se puede consumir perfectamente en el contexto de una dieta equilibrada, rica en frutas y verduras. Tan sólo debemos mirar el etiquetado para poder hacer una elección responsable con nuestra salud.

Publicado el 19-02-2019
Facebook Twitter Google+ LinkedIn
FarmaCardio