Controlar el azúcar desde la infancia, una inversión en salud cardiovascular

azucar

El día 1 de Noviembre se celebra la festividad de Todos los Santos, que aparte de ser una fiesta originalmente religiosa, cuenta con una gran tradición culinaria de dulces para celebrar estas fechas. Además, la adopción de costumbres más vistosas de otros países hace que cada vez tenga más relevancia la celebración de Halloween, donde el juego infantil de “Truco o trato” y los dulces también son los protagonistas para los más pequeños.

¿Cómo afecta el azúcar a la salud del corazón?

Los azúcares añadidos en bebidas y en alimentos procesados, dulces y golosinas están compuestos de fructosa, un hidrato de carbono simple que se obtiene principalmente de la fruta y la miel y que, tras ser absorbido por el intestino, el hígado metaboliza en glucosa.

Ingerida de forma natural en nuestra dieta, a través de las frutas y la miel, es un elemento beneficioso para la salud, pero cuando la tomamos en exceso, a través de bebidas, alimentos procesados, bollería y dulces, puede ser perjudicial, fundamentalmente para la salud del corazón.

Estudios recientes de la Universidad de Emory en Atlanta (Estados Unidos) y publicados en la revista Journal of the American Medical Association (JAMA), concluyen que existe una correlación entre el abuso de azúcares añadidos y el aumento del riesgo cardiovascular: “Los individuos que consumen mayores cantidades de azúcar agregada, especialmente en bebidas, tienden a ganar más peso y presentan un mayor riesgo de sufrir obesidad, diabetes tipo 2, colesterol, hipertensión y enfermedad cardiovascular”.

azucar

También la Fundación del Corazón alerta sobre las consecuencias negativas que tiene para la salud el abuso de los azúcares añadidos en nuestra dieta:

  • Eleva la presión arterial
  • Aumenta los triglicéridos
  • Aumenta el colesterol 'malo' (LDL)
  • Facilita la acumulación de grasa en las vísceras (sobre todo en el hígado)
  • Incrementa la presión arterial
  • Incrementa el ácido úrico

¿Cuáles son las cantidades recomendadas en el consumo de azúcares añadidos?

Aunque las cantidades recomendadas pueden variar según el sexo, la edad, la constitución física o las calorías quemadas a través del ejercicio, en este sentido la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que el consumo de azúcares añadidos no debe superar el 10% del total de las calorías diarias, siendo lo más saludable un consumo inferior al 5%.

El azúcar en la infancia

Como ya hemos comentado en otros artículos, la adopción de hábitos saludables desde la infancia es fundamental a la hora de educar a los niños en la importancia de cuidar la salud. Un niño saludable es muy probable que se conviertan en un adulto saludable.

Por tanto, aunque los azúcares añadidos consumidos en pequeñas cantidades pueden ser saludables en esta etapa de crecimiento y desarrollo, un abuso durante la infancia es particularmente dañino y conviene evitarse. Lo mejor es sustituirlo por opciones naturales, como frutas y zumos de frutas, disminuyendo sobre todo las bebidas azucaradas, cada vez más populares entre los jóvenes, y los dulces procesados.

azucar

La American Heart Association (AHA) hace estas recomendaciones sobre el consumo de azúcares añadidos en la infancia y adolescencia:

  • Los niños y adolescentes deberían limitar su consumo semanal de bebidas azucaradas a unos 250 ml.
  • Es recomendable que tanto los niños como los adolescentes consuman 25 gr. o menos de azúcar añadido al día (unas 6 cucharaditas).
  • Los niños menores de 2 años deben evitar el consumo de azúcares añadidos, ya que son calorías que no aportan nutrientes (calorías vacías).

En conclusión: en la etapa de la infancia y la adolescencia es muy importante moderar el consumo de alimentos procesados y fomentar los frescos. También es recomendable controlar el consumo de alimentos ricos en azúcares simples como las  chucherías, los refrescos azucarados y la bollería industrial.

Publicado el 31-10-2016
Facebook Twitter Google+ LinkedIn
FarmaCardio