Tener una mascota beneficia nuestra salud cardiovascular

mascotas_salud_cardio_paseo

Llegar a casa y que nos reciba nuestro compañero peludo de cuatro patas es una sensación muy gratificante. De nuestras mascotas obtenemos alegría, cariño incondicional, compañía, fidelidad y mucho amor. Son tan importantes para nosotros que ya forman parte de la familia. Pero además, también nos aportan muchos beneficios para la salud, tanto en el aspecto emocional como en el físico, y sobre todo para la salud del corazón.

Beneficios en la salud cardiovascular

Diversas investigaciones muestran que existe una relación entre vivir con un perro y tener unos mejores niveles de presión arterial, de colesterol y una menor incidencia de obesidad. La Sociedad Española de Cardiología (SEC) explica que: "lo que señalan todas estas investigaciones es que convivir con un perro favorece la práctica de actividad física, por lo que el paseo diario con nuestra mascota es beneficioso para nuestra salud cardiovascular". Con una mascota:

Hacemos más ejercicio

Jugar e interactuar con perros y gatos nos mantiene más activos. Además, pasear al perro supone el 54% de los niveles de actividad física diaria recomendados. Y esta práctica de actividad física y la reducción del sedentarismo hace que los niveles de hipertensión, de colesterol y la incidencia de obesidad mejoren. Los estudios muestran que las personas con mascota, especialmente los hombres, presentan niveles más bajos de colesterol y triglicéridos.

Se reducen los niveles de estrés y ansiedad

La ansiedad ‒y sobre todo‒ el estrés, son uno de los factores de riesgo cardiovascular más importantes cuando se presentan combinados con otros factores de riesgo.

mascotas_salud_cardio_estres

Los estudios han revelado que tener una mascota y acariciarla de forma frecuente ayuda a reducir el estrés, la ansiedad y los sentimientos depresivos. Y es que las caricias a nuestro animal querido estimulan la liberación de oxitocina, una hormona vinculada a nuestras emociones y a la que se llama “la hormona del amor”. Además, el ronroneo calmante de nuestro gato o tener a nuestro perro acurrucado a los pies nos proporcionan una sensación de tranquilidad y hace que nos sintamos muy a gusto. Y quienes hablan con su mascota tienden a encontrar en ello una terapia de relajación.

Al disminuir el estrés, también se reducen los niveles de presión arterial, sobre todo en los pacientes hipertensos y de alto riesgo.

Aparte de las mascotas más comunes, montar a caballo o cuidar de un caballo también es una buena terapia antiestrés.

Otros estudios también han demostrado una relación entre tener un perro y la supervivencia a un evento cardiaco.

Otros beneficios para la salud

Tener una mascota también tiene otros beneficios que mejoran nuestra salud y nuestra calidad de vida:

mascotas_salud_cardio_ninos

Mejora el estado de ánimo: jugar e interactuar con nuestra mascota estimula la producción de serotonina y dopamina (las hormonas de la felicidad) y reduce los niveles de cortisol (la hormona relacionada con el estrés). En general nos sentimos más felices, tranquilos y queridos, lo que también aumenta nuestra autoestima.

Fortalece el sistema inmunológico: los estudios concluyen que los niños expuestos a mascotas o que conviven con ellas en edades tempranas tienen menos riesgo de desarrollar alergias y enfermedades respiratorias en la edad adulta.

Ayuda al desarrollo emocional de los niños: cuando hay una mascota en la familia, sobre todo un perro o un gato, aprenden a expresarse de muchas maneras y se relacionan mucho mejor. Además, aprenden valores como la responsabilidad, el amor, la amistad y entienden mejor los conceptos de la vida y la muerte.

Mejora la calidad del sueño: los dueños de mascotas que permiten que duerman en la habitación o incluso en la cama con ellos, manifiestan que tienen más sensación de bienestar y tranquilidad a la hora de dormir.

mascotas_salud_cardio_terapia

Mejora la salud mental, por lo que se utilizan cada vez más como complemento en las terapias. También mejora la autoestima y las habilidades sociales, tanto en los niños como en los adultos, y nos hace ser más positivos.

Reducen el sentimiento de soledad, lo que aporta beneficios sobre todo a las personas mayores: la compañía de las mascotas estimula el contacto físico y la comunicación, lo que nos hace sentir más acompañados. Y las responsabilidades que conlleva cuidar a una mascota nos ofrece un buen motivo para estar más activos.

 

Publicado el 23-05-2018
Facebook Twitter Google+ LinkedIn
FarmaCardio