Sustos: ¿qué consecuencias pueden tener para el corazón?

sustos

Cuando nos dan un susto o algo nos provoca miedo o mucho estrés, el corazón puede ponerse a mil por hora. En estas situaciones el organismo libera en la sangre, de forma brusca y excesiva, catecolaminas, unas sustancias relacionadas con el estrés (como la adrenalina, la noradrenalina y la dopamina) que aumentan el ritmo cardiaco, contraen las arterias y suben la presión arterial.

Las consecuencias para el corazón

En personas sanas no tiene por qué ser grave, aunque puede derivar en una miocardiopatía por estrés tipo takotsubo o lo que llamamos el “síndrome del corazón roto”: un tipo de miocardiopatía no isquémica en la que se produce un debilitamiento súbito del miocardio tras un episodio agudo de estrés. Aunque pueden presentarse síntomas similares al infarto, la diferencia es que en la miocardiopatía de takotsubo las arterias del corazón no están obstruidas por placas de ateroma y no existe una aterosclerosis. Por suerte, suele ser temporal, remite en 3 o 4 días y no deja ningún tipo de secuela.

Sin embargo, en las personas sensibles, como los enfermos cardíacos, los sustos o situaciones altas de estrés pueden tener consecuencias graves: el aumento brusco de la frecuencia cardiaca puede derivar en un accidente cardiovascular, como un infarto o una angina de pecho.

sustos

Además, en personas con arterioesclerosis, el aumento de la presión arterial puede provocar un daño en la arteria, que puede romperse, y generar un accidente cardiovascular como un infarto agudo de miocardio, una embolia cerebral o enfermedad arterial periférica (el estrechamiento de los vasos sanguíneos fuera del corazón por la acumulación de placa de ateroma en las arterias que abastecen de sangre a brazos y piernas).

Por tanto, siempre es recomendable que pacientes que sufren alguna dolencia del corazón eviten enfrentarse a estas situaciones, que pueden llegar a ser peligrosas. Y si se sufren síncopes de forma frecuente, arritmias y taquicardias, es importante consultar a un cardiólogo para descartar alguna enfermedad del corazón.

Publicado el 27-12-2017
Facebook Twitter Google+ LinkedIn
FarmaCardio