¿Qué ocurre cuando nos da "un vuelco" el corazón?

vuelco_corazon_mujer

A casi todos nos ha pasado alguna vez: sentimos que el corazón se nos para, nos sube como a la garganta y se produce algo parecido a una sensación momentánea de vacío. Puede ocurrir tras una sorpresa, un susto o sin motivo aparente, y muchos lo definimos como “un vuelco al corazón”. En realidad esta sensación, que puede ser angustiosa, se corresponde con un tipo de arritmia llamada “extrasístole” y que en principio no debe preocuparnos. ¿Por qué sucede?

La extrasístole o la sensación de que el corazón nos da un “vuelco”

El corazón tiene un mecanismo que mantiene un ritmo estable y constante de bombeo de la sangre o latido según nuestras necesidades de cada momento. Sin embargo, a veces puede ser que uno de los latidos se descoloque y se adelante, lo que crea una alteración del ritmo del bombeo. En ese momento, el mecanismo del corazón debe ajustarse generando una pequeña pausa para recuperar la frecuencia normal, y es este proceso el que nos produce esa sensación de “salto” o “vuelco”.

En realidad es un fenómeno natural que médicamente se denomina “extrasístole”. Puede ser auricular y ventricular, aunque generalmente lo que se produce es una extrasístole auricular. Las aurículas son las cámaras del corazón que reciben la sangre para enviarla a los ventrículos. Si por razones externas se contraen a destiempo, la sangre no puede llegar a los ventrículos, porque las válvulas auriculoventriculares se encuentran cerradas, y se produce una onda de presión hacia las venas, que es lo que genera esa sensación de angustia o palpitaciones.

vuelco_corazon_revision

Las extrasístoles son un fenómeno muy común: una de cada dos personas puede padecerlas ocasionalmente a lo largo de su vida, desde niños hasta ancianos, aunque es probable que la frecuencia aumente con el envejecimiento. Pueden aparecen de forma aislada, en parejas o en rachas y no suelen ser indicativo de ningún problema cardiaco. Aunque la mayoría de las extrasístoles pasan inadvertidas, cuando las notamos podemos sentir alguna sensación en el tórax, la zona del corazón o en el cuello.

¿Qué las origina?

Aunque se desconocen muchos aspectos sobre la naturaleza de las extrasístoles, por qué se producen y por qué desaparecen, se suelen asociar a ciertos factores como el tabaco, el alcohol, y a excitantes como el café o el té, aunque también pueden estar vinculadas al estrés y a trastornos de ansiedad.

¿Cómo debemos actuar?

Aunque para pacientes sin problemas cardiacos no suelen suponer ningún problema para la salud, si las extrasístoles se producen de forma frecuente o generan ansiedad y preocupación, siempre es recomendable visitar a nuestro médico para que nos ofrezca un diagnóstico y pueda descartar que son síntomas de otras patologías. Normalmente se realiza un electrocardiograma para detectar los latidos adicionales del corazón, cómo se distribuyen y si hay algún factor que los origina. También se puede realizar un Holter (electrocardiograma de larga duración: 24 h o más) y una prueba de esfuerzo. Si las extrasístoles desaparecen durante la realización de ejercicio, por lo general se las considera inofensivas.

habitos_vida_saludable

En general, y si no suponen ningún problema relacionado con el corazón, podemos controlar estos “vuelcos al corazón” manteniendo hábitos saludables: eliminar de la dieta alimentos y bebidas excitantes (café, té…), realizar ejercicio y aplicar técnicas para reducir la ansiedad y el estrés (yoga, relajación…), así como tener cuidado con algunos fármacos que puedan producir esta irregularidad en el latido cardiaco.

Conocer nuestra frecuencia cardíaca normal puede ayudarnos a detectar si en determinados momentos el ritmo del corazón es más rápido o más lento y a detectar posibles problemas de salud. Publicado el 21-11-2018
Facebook Twitter Google+ LinkedIn
FarmaCardio