Principales factores de riesgo cardiovascular

factores_rcv_medico.jpg

En el Día Mundial de la Salud queremos recordar la importancia de mantener una buena salud cardiovascular. Nuestro corazón funciona como el motor de la vida, bombeando la sangre a todo el organismo. Cuidarlo es fundamental y para ello debemos prestar especial atención a los principales factores de riesgo cardiovascular.

¿Qué son los factores de riesgo cardiovascular?

Son variables que pueden incidir de forma importante en el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular. Si estos factores se presentan combinados entre sí, pueden multiplicar el riesgo de sufrir un accidente coronario. 

¿Cuáles son los principales factores de riesgo cardiovascular?

Entre los factores que influyen en nuestro riesgo cardiovascular podemos encontrar dos tipos:

- Factores de riesgo no modificables. Son los que no podemos controlar.
En este grupo se encuentran la edad, el sexo, la carga genética y los antecedentes familiares.
 
- Factores de riesgo modificables. Los podemos controlar de forma total o de forma parcial, tomando medidas para disminuirlos.
Entre los controlables totalmente encontramos el hábito de fumar y el sedentarismo. Los que podemos modificar para minimizarlos son la obesidad, la hipertensión arterial, la diabetes mellitus o tipo 2 y el colesterol

¿Cómo actúan estas variables en nuestro riesgo cardiovascular?

La edad y el sexo 
A medida que nos hacemos mayores nuestro corazón también envejece y aumenta el riesgo de que se presenten problemas de tipo cardiovascular. Según la Fundación Española del Corazón, la posibilidad de sufrir una insuficiencia cardiaca se duplica a partir de los 40-45 años. Ser hombre tiene un mayor riesgo a la hora de sufrir accidentes coronarios que ser mujer. Sin embargo estos datos cambian a partir de que la mujer entra en la etapa de la menopausia, que por el descenso de estrógenos está más expuesta. Es a partir de los 60-65 años cuando se regulan los riesgos en ambos sexos. 

Tabaquismo 
El consumo de tabaco favorecen de forma determinante la obstrucción de las vasos sanguíneos. Estrecha y endurece las arterias, eleva la presión arterial, por lo que el corazón debe trabajar más, y favorece la aparición de coágulos en la sangre. En Europa, el tabaquismo es el responsable del 50% de los accidentes cardiovasculares.
El efecto negativo de fumar está relacionado con la cantidad de tabaco consumido y la duración del hábito.

Sedentarismo 
Existe una relación inversamente proporcional entre la práctica del ejercicio físico y el riesgo de mortalidad cardiovascular. La actividad física moderada fortalece el músculo cardíaco, mejora la circulación, disminuye la tensión arterial y la masa corporal, además de liberar del estrés. Por tanto, es recomendable hacer ejercicio adaptado a la edad y la condición física. 
El hábito del sedentarismo influye directamente en otros factores del riesgo cardiovascular, como la obesidad, la hipertensión, el colesterol y la diabetes. 

Obesidad
Diversos estudios correlacionan la obesidad con un mayor riesgo de mortalidad. Es la segunda causa de muerte por causas evitables después del tabaco. El sobrepeso, sobre todo la acumulación de grasa en el abdomen, puede elevar la presión arterial, el colesterol y la diabetes. Médicamente, la obesidad viene determinada por los niveles de masa corporal (IMC).

factores_rcv

Hipertensión arterial
El descenso de los niveles de tensión arterial reduce los episodios cardiovasculares,sobre todo los accidentes vasculares cerebrales. Los niveles óptimos dependen de la práctica de actividad física y la edad, pero los valores normales de un adulto sano y en reposo son de 120/80. El aumento de la presión sanguínea unido al sobreesfuerzo que debe realizar el corazón pueden provocar también arritmias, angina de pecho e insuficiencia cardíaca.  

Diabetes mellitus
O diabetes tipo 2. Se calcula que sólo la mitad de las personas con diabetes están diagnosticadas. Esta enfermedad, si no se controla, afecta de forma negativa a la salud cardiovascular, siendo los accidentes cardíacos la principal causa de muerte entre las personas diabéticas. El aumento de la glucosa en sangre (hiperglucemia) deteriora progresivamente los vasos sanguíneos, lo que aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades cerebrovasculares.

Colesterol
La concentración elevada de colesterol total y colesterol LDL es uno de los factores de riesgo cardiovascular más importantes. Cuando la sangre contiene niveles altos de lipoproteínas de alta densidad (colesterol LDL, el “malo”), éstas comienzan a acumularse en las paredes de las arterias, formando una placa que es la que da lugar a la enfermedad llamada aterosclerosis. La acumulación de esa placa en las arterias del corazón eleva considerablemente el riesgo de sufrir una obstrucción y, por tanto, un problema coronario. 

Llevar una vida con hábitos saludables y controlar estos factores de riesgo cardiovascular es fundamental para cuidar la salud de nuestro corazón. 

Publicado el 07-04-2016
Facebook Twitter Google+ LinkedIn
FarmaCardio