Prevención de las enfermedades cardiovasculares

Importancia de la dieta y del ejercicio físico en la prevención de las enfermedades vasculares, con especial atención a la cardiopatía isquémica.

Dr. Eduard Homs | Cardiólogo del Centro Médico Mútua General de Catalunya

p1a9f3m15e1rtrsub1isrh721osd4.jpg

La Cardiología, como otras especialidades médicas, promueve un estilo de vida saludable que incluye la recomendación de la llamada dieta mediterránea y la práctica de ejercicio físico regular. De esta manera, se pretende fomentar la prevención de la cardiopatía isquémica y, por extensión, la de otras enfermedades cardiovasculares, como el ictus y la arteriopatía periférica, con más eficacia y eficiencia.

Para conseguirlo hay que insistir –y mucho- en la prevención primaria antes de que aparezca la enfermedad, lo que supone actuar enérgicamente sobre los factores de riesgo cardiovasculares que pueden ser modificados, tales como el tabaco, la diabetes, la hipertensión arterial, la hipercolesterolemia, la obesidad, el sedentarismo (en contraposición a factores de riesgo no modificables como la edad, el género, la carga genética y los antecedentes familiares).

Tabaco, principal factor de riesgo

El tabaco supone –y con mucho- el principal factor de riesgo implicado en la enfermedad cardiovascular. Su supresión total comporta, entre otros beneficios, una reducción de más del 50% de la mortalidad después de haber sobrevivido a un infarto agudo de miocardio. La probabilidad de desarrollar cardiopatía isquémica en las personas fumadoras se triplica si lo comparamos al resto de la población general y la probabilidad de sufrir un infarto agudo de miocardio es directamente proporcional al número de cigarros fumados al día y al número de años durante los cuales se mantiene este hábito nocivo. Además, el tabaquismo también afecta, y de forma muy clara, a la salud de las personas que no fuman pero respiran un aire contaminado por el humo de los cigarros: son los fumadores pasivos.

Así es que la mejor estrategia preventiva recae en la abstención definitiva del hábito tabáquico y para ayudar a las personas fumadoras a lograr el éxito en este reto, es fundamental que reciban un apoyo médico-educativo individualizado, además de recomendar la práctica de ejercicio físico y emplear la farmacoterapia sustitutiva de nicotina de forma temporal en casos especiales.

Hipercolesterolemia

La hipercolesterolemia (nivel elevado de colesterol en sangre) no presenta síntomas clínicos y por eso debe establecerse su diagnóstico mediante una analítica en sangre para determinar sus valores. Los niveles de riesgo para la población general se han establecido para el colesterol total en >240mg/dl, para el colesterol LDL (colesterol malo) en >160mg/dl, para el colesterol HDL (colesterol bueno) en <35mg/dl en los hombres y en <40mg/dl en la mujeres y para los triglicéridos en >200mg/dl.

La mejor prevención consiste en mantener una alimentación equilibrada y la dieta mediterránea es del todo idónea (pescado, aceite de oliva, vegetales, legumbres, cereales, hortalizas y frutas) porque favorece el mantenimiento del peso corporal adecuado, ayuda a incrementar el nivel de colesterol HDL, al tiempo que disminuye el nivel de colesterol LDL. Si la dieta es insuficiente, se dispone de un tratamiento farmacológico para ayudar al su control.

Hay que recalcar que la combinación de otros factores de riesgo, como la diabetes, la obesidad y el sedentarismo suelen contribuir a aumentar los niveles de colesterol y triglicéridos.

Finalmente, cabe recordar las muchas ventajas de practicar una actividad física regular y aeróbica (adaptada obviamente a cada persona y a su capacidad funcional), como caminar o hacer natación, porque contribuye a la prevención y tratamiento de las enfermedades cardiovasculares, mejora la capacidad pulmonar, reduce las necesidades de insulina en los pacientes diabéticos, disminuye los niveles de colesterol LDH y de triglicéridos, incrementa los niveles de colesterol HDL y normaliza las cifras de tensión arterial en los pacientes hipertensos.

Publicado el 20-01-2016
Facebook Twitter Google+ LinkedIn
FarmaCardio