La juventud, época clave para la prevención de enfermedades cardiovasculares

Aunque los accidentes cardiovasculares no suelen ocurrir en la juventud, es en esta etapa cuando pueden empezar a gestarse de forma determinante. Se puede decir que es en la veintena cuando se inicia la carrera de fondo de las enfermedades cardiovasculares. Por este motivo, es importante ser conscientes de que controlar los posibles factores de riesgo desde pequeños es la mejor manera de prevenirlos siendo adultos, y actuar en consecuencia.

juventud_cardiovascular4.jpg

¿Qué factores de riesgo se pueden controlar en la juventud?  

Cuanto antes tomemos conciencia de la importancia que tiene para nuestra salud el seguir hábitos de vida saludable, menos nos costará seguirlos en nuestra vida de adultos.

El papel de la familia en este sentido es fundamental: tanto en la infancia como en la juventud deben inculcar la importancia de una vida sana y evitar desarrollar estos factores de riesgo:

  • Hipertensión
  • Colesterol elevado
  • Tabaquismo
  • Obesidad
  • Inactividad física

Hipertensión

La presión arterial alta no es habitual en jóvenes, pero hay que tener presente que si existen antecedentes familiares, puede producirse a edades tempranas por la herencia genética.

¿Cómo prevenir la hipertensión en la juventud?

Si existen antecedentes familiares es necesario llevar un control regular para poder detectarla cuanto antes, porque la hipertensión no tiene síntomas (la llaman la enfermedad silenciosa).

En cualquier caso, la mejor manera de prevenir la presión arterial alta es intentar fomentar desde edades tempranas hábitos saludables:

  • Mantener un peso corporal equilibrado.
  • Evitar la inactividad física.
  • Seguir una dieta equilibrada baja en sal.
  • Evitar el hábito del tabaco.

Colesterol elevado

El que los jóvenes presenten niveles altos de colesterol puede ser debido, tanto a malos hábitos adquiridos ya en la niñez, como a causas hereditarias. Es lo que se llama “hipercolesterolemia familiar”.

Pero la acumulación de placas de grasa en las arterias comienza ya desde la niñez, se afianza en la juventud y se hace peligrosa en la edad adulta, que es cuando puede causar accidentes cardiovasculares. Los factores que pueden desarrollar un aumento del colesterol en personas jóvenes, además de una herencia familiar, son principalmente tres: la obesidad, la inactividad física y el tabaquismo.

¿Cómo prevenir el colesterol en la juventud?

Es importante que los jóvenes lleven una vida saludable, manteniendo buenos hábitos como:

  • Practicar de 30 a 60 minutos de actividad física diaria.
  • Llevar una dieta saludable, baja en grasas saturadas y rica en fibras, frutas y verduras frescas.
  • Evitar el hábito del tabaco.

juventud_cardiovascular3.jpg

Tabaquismo

Casi 100.000 personas mueren al año por enfermedades cardiovasculares relacionadas con el tabaco. Por suerte es la causa de mortalidad más evitable, así que debemos poner empeño en no adquirir o en eliminar este hábito.  

Un dato interesante es que 9 de cada 10 fumadores adquieren el hábito de fumar antes de terminar la educación secundaria. Y que cuantos más años se mantenga el hábito de fumar, más posibilidades existen de desarrollar una enfermedad cardiovascular.

También es muy importante ser conscientes de que los efectos perjudiciales del tabaco no solo afectan a los que fuman. Las personas expuestas al humo del tabaco también son sensibles a estos efectos negativos. Y es importante proteger a niños y jóvenes.

¿Qué efectos tiene el humo del tabaco en la salud cardiovascular?

Las sustancias químicas presentes en el humo del cigarrillo y en el tabaco en general lesionan las paredes de los vasos sanguíneos, contribuyendo así a la acumulación de placa grasa en las arterias. Estas sustancias químicas también afectan al colesterol y a la coagulación sanguínea, aumentando el riesgo de que se pueda provocar un ataque al corazón.

¿Cómo prevenir el hábito del tabaquismo en los jóvenes?

Además de protegerlos de ser fumadores pasivos, prevenir el tabaquismo en la juventud es un papel fundamental de la familia, que ha de educarlos desde pequeños:

  • Hablar sobre los peligros del tabaco, tanto de salud como estéticos (tanto si fuma ya como si aún no lo hace)
  • Dar ejemplo y no fumar, o dejar de fumar.
  • Si ya fuma, ayudarle a dejarlo. Y si hay fumadores también en el círculo familiar, puede ser una buena idea plantearse dejarlo juntos.

Obesidad

Cada vez hay más casos de niños y jóvenes obesos. Como los hábitos adquiridos desde la infancia tienden a prevalecer, los niños obesos tienen más posibilidad de convertirse en adultos obesos, por lo que hay que prevenir desde edades muy tempranas.

La obesidad está relacionada con problemas tales como la diabetes tipo 2 y las enfermedades del corazón.

¿Cómo prevenir la obesidad en la juventud?

Hay que procurar controlar la dieta y hacer ejercicio.

  • Llevar una dieta equilibrada.
  • No comer entre horas.
  • Realizar suficiente actividad física para quemar el exceso de grasas en el organismo.
  • Comer juntos en familia de forma equilibrada, para crear hábitos y dar ejemplo.

juventud_cardiovascular5.jpg

Inactividad física

La inactividad física es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular. Está relacionada con el aumento de otros factores de riesgo como el colesterol elevado, la hipertensión, la diabetes mellitus o tipo 2 y la obesidad.

¿Cómo prevenir la inactividad física en los jóvenes?

  • Limitar el tiempo de inactividad frente a la tele o el ordenador.
  • Realizar actividades físicas en familia.
  • Buscar actividades físicas en grupo o que sean agradables de realizar.

Como ya hemos comentado, los hábitos que adquirimos en la infancia prevalecen, por lo que es fundamental el papel de la familia a la hora de educar en hábitos saludables y ayudar a prevenir el desarrollo de factores de riesgo.

Publicado el 10-08-2016
Facebook Twitter Google+ LinkedIn
FarmaCardio