¿Cuáles son los nuevos factores de riesgo cardiovascular?

nuevos_frcv_soledad

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte por enfermedad en España, por encima incluso del cáncer. Los factores de riesgo son variables que pueden incidir de forma importante en la probabilidad de contraer una enfermedad cardiovascular. Si estos factores se presentan combinados entre sí, pueden multiplicar el riesgo de sufrir un accidente coronario. Actualmente y debido a los hábitos poco saludables, los que más preocupan son la obesidad y el sedentarismo.

Aunque los principales factores de riesgo cardiovascular son ya conocidos prácticamente por todos, estudios recientes nos ofrecen datos sobre tres nuevos factores que también influyen de manera directa en el riesgo cardiovascular y debemos prestar atención.

1. El aislamiento social o la soledad

Lo primero que tenemos que puntualizar es que el aislamiento social no es lo mismo que vivir en solitario voluntariamente y de forma feliz. Se estima que alrededor de un 20% de los españoles de más de 18 años vive solo, de los cuáles 1.800.000 son personas mayores de 65 años. En la actualidad, la soledad se ha convertido en uno de los problemas sociales de más relevancia en la tercera edad por sus repercusiones emocionales y físicas. Y es que cuando una persona vive sola, además de tener sentimientos de tristeza y depresión, suele prestar menos atención a su cuidado y salud personal: suele fumar más, tener una alimentación menos saludable y hacer menos ejercicio.

Un estudio de la Universidad de York (GB) de hace unos años reveló que las personas que viven solas tienen un 30% más de riesgo de sufrir una afección cardiovascular. Y la revista Heart ha publicado recientemente un nuevo estudio de la universidad de Helsinki, sobre una muestra de 480.000 ciudadanos de entre 40 y 69 años durante siete años, en el que se muestra que el aislamiento social, la soledad o ambos en conjunto agravan el riesgo de tener un primer ataque cardíaco o un primer accidente cerebrovascular, independientemente de la presencia de otros factores de riesgo. Las conclusiones son claras: la soledad por sí sola ya es un factor de riesgo cardiovascular independiente a la hora de sufrir un primer infarto o ictus, sobre todo entre las personas con patología cardiovascular preexistente.

2. La disfunción eréctil

nuevos_frcv_disfuncion_erectil

La disfunción eréctil no afecta únicamente a la esfera anímica del paciente, sino que también puede tener una importancia física destacable. Los estudios publicados en revistas médicas han constatado que esta disfunción es un factor de riesgo que predice eventos cardiovasculares futuros, sobre todo si se produce antes de los 60 años. Y es que la disfunción eréctil, en la mayoría de los casos, se produce por una alteración en los vasos sanguíneos de la zona, que quedan obstruidos. Y como no puede llegar la sangre, se dificulta la función hidráulica propia de la erección. Por este motivo un alto porcentaje de pacientes con enfermedad coronaria también sufre de disfunción eréctil.

Habitualmente, esta disfunción precede el desarrollo de angina de pecho unos dos o tres años, y la aparición de eventos cardiovasculares entre tres y cinco años. Esta diferencia de tiempo se explica fundamentalmente porque el tamaño de las arterias del pene es menor que las del corazón, lo que hace que queden afectadas primero, y por eso la disfunción eréctil sucede años antes. Aunque normalmente sea un tema que suele quedar en la intimidad de la pareja, es recomendable comentarlo con nuestro médico.

3. El perímetro abdominal

nuevos_frcv_perimetro_abdominal

Este factor de riesgo cardiovascular no se refiere al peso en sí mismo, sino al diámetro de la cintura. Diversos estudios han demostrado que un exceso de grasa concentrada en el abdomen (obesidad central) puede multiplicar por dos el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular. Esto es debido al hecho de que la grasa acumulada alrededor de algunos órganos vitales (la llamada grasa visceral), puede producir alteraciones del colesterol, un incremento de los triglicéridos, una subida de la tensión arterial y un aumento de la probabilidad de desarrollar trombos y diabetes. Todos son factores que favorecen el desarrollo de las enfermedades cardiovasculares.   

¿Cuál es el perímetro de cintura recomendable? Según valores de la OMS, el perímetro máximo debe ser de 88 cm en las mujeres y de 102 cm en los hombres. Cuando estos valores se sobrepasan debemos empezar a tomar precauciones, ya que si el diámetro abdominal supera en 14 cm estas medidas, aumenta un 40% el riesgo de sufrir un problema cardiocirculatorio.

¿Cómo se mide el perímetro abdominal? Se puede hacer fácilmente en casa: de pie y en una postura erguida, cogiendo aire, soltándolo y a continuación midiendo la cintura a la altura del ombligo.

Publicado el 12-12-2018
Facebook Twitter Google+ LinkedIn
FarmaCardio