Cómo reconocer los síntomas de un ataque cardíaco

infarto

Casi la mitad de los infartos derivan en muerte si no se tratan durante las 3 o 4 primeras horas desde que se advierten los primeros síntomas. Como el 75% de los ataques al corazón se producen en el hogar, es muy importante saber reconocer cuándo está ocurriendo y, sobre todo, actuar con rapidez. Cuanto antes se reciba la atención médica adecuada, más posibilidades habrá de recuperación.    

¿Qué es un ataque cardiaco?

El ataque cardiaco, infarto de miocardio o ataque al corazón, es la muerte de una parte del miocardio o músculo cardíaco. Se produce cuando las arterias que irrigan esa zona del corazón se obstruyen e impiden la llegada del flujo sanguíneo que nutre y provee de oxígeno a las células cardíacas.

La causa de la obstrucción suele ser la acumulación de la placa de ateroma, formada por colesterol y otras sustancias, en las paredes de la arteria. Esta situación puede dar lugar a dos episodios.

El más común a la hora de producirse un infarto es que la placa de ateroma se rompe y se crea un coágulo formado por las plaquetas sanguíneas y otras sustancias. Esta obstrucción bloquea parcial o totalmente el riego sanguíneo a una parte del miocardio, y las células cardíacas se dañan o mueren.

También puede ocurrir que la placa de ateroma se vaya acumulando de forma progresiva en las paredes de la arteria coronaria, que se va estrechando hasta que, en un momento determinado, obstruye total o parcialmente el riego sanguíneo a esa zona del músculo cardiaco.  

La rapidez a la hora de recibir atención médica puede determinar que las células cardiacas resulten sólo dañadas o que mueran, por lo que es importante saber reconocer los primeros síntomas y actuar con celeridad.

¿Qué síntomas tiene un ataque al corazón?

Aunque a veces el infarto se produce de forma repentina, en otras ocasiones los síntomas pueden aparecer de forma intermitente (apareciendo y desapareciendo tras unos minutos) o de forma escalonada. Como no son síntomas exclusivos de un accidente cardiovascular, puede resultar complicado identificar que estamos sufriendo un ataque al corazón. Tardamos más en pedir ayuda y las complicaciones pueden aumentar. Es lo que sucede, por ejemplo, en el caso de las mujeres, que suelen presentar síntomas diferentes y suele comenzar con un malestar y dolor inespecífico leve.

infarto

- En general, el síntoma más común de un ataque cardíaco es el dolor agudo en el pecho, que puede extenderse por la mandíbula, el hombro y bajar por el brazo (normalmente el izquierdo). Puede durar entre 30-40 minutos y no se va ni con la movilización ni el control de la respiración.

- A medida que pasa el tiempo, el dolor se hace más agudo y pueden presentarse síntomas asociados como ansiedad, lo que también provoca dificultad para respirar, palpitaciones y sudor frío.

- En otras ocasiones menos frecuentes el infarto de miocardio puede presentarse con dolor abdominal acompañado de náuseas y vómitos y dificultad respiratoria.

- Aunque estos son los síntomas más comunes con los que se identifica un accidente cardíaco, otros grupos de personas, como es el caso de personas diabéticas, mujeres en la postmenopausia y ancianos, el dolor torácico puede no presentarse y sí hacerlo otro tipo de síntomas más difusos e intermitentes, como dolor en la boca del estómago (como un nudo o sensación de estar lleno, que se alivia al eructar).

- Las mujeres, sobre todo en el período de la postmenopausia, tienen más posibilidades de presentar dolor en la zona superior del cuerpo, la espalda, el cuello y la mandíbula. También pueden darse síntomas de ahogo con dolor en el pecho, cansancio inexplicable o repentino y molestias abdominales con mareos y vómitos.

- Aproximadamente el 30% de los infartos son silentes. Es decir, se producen sin dolor ni síntomas específicos y sólo son detectados a posteriori tras la realización de un electrocardiograma.

¿Cuándo suelen ocurrir los ataques cardíacos?

Las causas de una accidente cardiovascular no siempre están claras, pero hay un porcentaje más alto de infartos en momentos determinados:

  • Al contrario de lo que se piensa, muchos infartos sucede cuando estamos en casa descansando, durmiendo, o por la mañana temprano cuando nos acabamos de despertar.
  • Tras una situación de estrés emocional o físico repentino que se sufre con intensidad.
  • Al realizar un esfuerzo físico o actividad física intensa, sin estar convenientemente preparados.
  • Al realizar actividad física en el exterior con temperaturas extremadamente bajas.

infarto

Sobre todo, si la persona presenta factores de riesgo cardiovascular como colesterol alto, tabaquismo, diabetes o hipertensión, debemos estar muy atentos.

Ante cualquier síntoma debemos solicitar lo más rápidamente atención médica. Acudir rápidamente al hospital o llamar al 112 si notamos dolor en el pecho es vital. La asistencia adecuada durante la primera hora tras notar los primeros síntomas aumenta en un 95% las posibilidades de supervivencia tras un ataque al corazón. No importa que al final pueda resultar una falsa alarma. Es mejor prevenir. Publicado el 07-12-2016
Facebook Twitter Google+ LinkedIn
FarmaCardio