Combatir la obesidad

obesidad.jpg

Hablar de sobrepeso y obesidad en la actualidad es hablar de los múltiples peligros que supone para la salud, especialmente en la sociedad del bienestar, en la que ya es considerada una pandemia. Cómo luchar contra esta enfermedad bautizada como “la epidemia del siglo XXI” y “el enemigo público número 1” ocupa y preocupa a todo el mundo. La OMS alerta que es ya la segunda causa de muerte evitable después del tabaco.

La cantidad de personas que padecen sobrepeso en los países desarrollados es tal que ya supera el 50%, según ha hecho público, en un reciente estudio, la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), organismo que agrupa a los países desarrollados. España tiene el triste honor de ocupar el tercer puesto del ranking en sobrepeso infantil, un dato alarmante ya que un niño gordo tiene más números de convertirse en un adulto enfermo de obesidad y, en consecuencia, con mayor riesgo de padecer otras enfermedades.

Enfermedades provocadas por el sobrepeso

El exceso de peso eleva el riesgo de sufrir diversas enfermedades que serían evitables si éste fuera el adecuado. Entre ellas destacan las patologías cardiacas, la hipertensión, la diabetes tipo 2, el colesterol, la dislipenia, el síndrome metabólico, los accidentes cerebrovasculares, la artrosis, la apnea del sueño y algunos tipos de cáncer.

A ello hay que añadir otros peligros menos conocidos a los que están expuestos como, por ejemplo, la dificultad para administrarles medicamentos por vía intramuscular, el mayor riesgo que tienen de sufrir un fallo renal, la posibilidad en las mujeres de tener quistes múltiples de ovarios (que en su caso se multiplica por cinco), el aumento del número de crisis migrañosas o el hecho de que se pueda producir acumulación de grasa en el hígado con la consiguiente posibilidad de que derive en una cirrosis hepática.

10_sobrepeso_dieta_saludable__vegetal_web.jpg

Concienciación y prevención

Las medidas que se revelan más efectivas para acabar con este mal endémico son, por una parte, y especialmente en los adultos, tomar verdadera conciencia de las fatales consecuencias del sobrepeso para la salud (y, por tanto, la necesidad imperiosa de cambiar hábitos poco saludables) y, por otra, practicar seriamente la prevención en la población infantil.

Engordar está directamente ligado a dos factores: las dietas desequilibradas y el sedentarismo. Dicho de otra manera: alimentación inadecuada y falta de ejercicio físico. Existen otros factores que influyen como la herencia genética, los trastornos endocrinos o los cambios sociales y culturales que se han ido produciendo a lo largo de los años. En este sentido, la dieta mediterránea, que era la alimentación tradicional, ya no se sigue como antes. También han cambiado las costumbres lúdicas y ahora la media de tiempo que pasan los niños delante de una pantalla (ya sea de ordenador, de televisión o de videojuegos) es de tres horas.

Algunos consejos prácticos y muy elementales para combatir el sobrepeso infantil:

  • Reducir a la mitad el tiempo delante de la tele y realizar una actividad física centrada en el juego durante un tiempo aproximado de cuatro horas y media a la semana.
  • Recuperar la dieta mediterránea y mantener la rutina saludable de cenar en familia dedicando el tiempo adecuado.
  • Evitar, o al menos reducir, el consumo abusivo de bebidas edulcoradas, la bollería industrial y las chucherías.

En el caso de los adultos, la prevención y el tratamiento se centran en tres pilares básicos:

  • Reducción y modificación de la ingesta habitual.
  • Incremento de la actividad física.
  • Motivación para seguir un programa de hábitos saludables.
Publicado el 23-07-2015
Facebook Twitter Google+ LinkedIn
FarmaCardio