Beneficios del ejercicio tras un trasplante de corazón

trasplante_ejercicio

Cuando se produce una insuficiencia cardiaca terminal, el trasplante es el tratamiento indicado para restaurar la funcionalidad del corazón. Con el tratamiento y la rehabilitación adecuada la supervivencia del paciente se calcula en un 80%, un 70% y un 50% tras el primer, el quinto y el décimo año, respectivamente.

Muchos pacientes trasplantados de corazón pueden desarrollar temor a retomar una rutina normal y optar por una vida sedentaria, con la sensación de que, de este modo, no se ponen en riesgo físicamente. Sin embargo, el ejercicio adaptado y progresivo dentro de un programa de rehabilitación cardiaca (PRC) es muy beneficioso para recuperar las capacidades físicas tras la intervención cardíaca y disfrutar de una buena calidad de vida.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de planificar un programa de ejercicios tras el trasplante de corazón?

Está demostrado que los receptores de un nuevo corazón muestran mejores condiciones clínicas respecto a la fase anterior al trasplante. Sin embargo, la poca condición física previa a la intervención, la denervación (la interrupción de la vía nerviosa) producida durante el trasplante, la pérdida de masa muscular y el tratamiento farmacológico con inmunosupresores, son elementos que inevitablemente provocan una respuesta al ejercicio diferente de la de una persona sana de edad similar.

Estas variaciones se producen sobre todo en lo relativo a la frecuencia cardiaca (FC), que aumenta en reposo, se eleva más lentamente durante la realización de ejercicio y tarda más en recuperarse al terminar. Una intervención de este tipo produce, además, una reducción de la función respiratoria y un aumento de secreción en los pulmones que van a limitar la capacidad de realizar ejercicio y que deben ser tratadas con trabajo respiratorio.

Por tanto, hay que tener mucho cuidado y valorar muy bien las capacidades del paciente trasplantado a la hora de establecer un programa de ejercicios para su correcta recuperación física. La realización de una prueba de esfuerzo antes y después de la actividad es el método más seguro para establecer la progresión y la intensidad del tratamiento, que deberá ser supervisado en todo momento.

trasplante_ejercicio

Los beneficios del ejercicio tras el trasplante de corazón

El seguimiento de un programa de rehabilitación cardiaca adaptado a la tolerancia del paciente que incluya entrenamiento físico habitual es lo más indicado para recuperar la función motora y la resistencia física. Se consigue una mejora de la función cardiaca y por tanto, de la calidad de vida del paciente.

En concreto, la realización de ejercicio tras un trasplante de corazón mejora la presión arterial, la frecuencia cardiaca y la función endotelial (la óptima vasodilatación del tejido vascular para evitar la arteriosclerosis). Optimiza el consumo de oxígeno, aumentando la ventilación máxima por minuto y la función respiratoria. Se observa además un aumento de entre un 10 y un 17% de la capacidad aeróbica. Aumenta la masa muscular y reduce la masa grasa corporal, lo que mejora la resistencia y el rendimiento físico. También favorece la mineralización ósea.

Por otro lado, el ejercicio físico produce un mejor control de los factores de riesgo cardiovascular: favorece los niveles adecuados de colesterol y triglicéridos, aumenta la sensibilidad a la insulina y disminuye el peso corporal. También tiene efectos positivos a nivel psicológico: libera endorfinas que mejoran el ánimo y la sensación de bienestar, reduce la ansiedad y la depresión y aumenta las ganas de vivir.

En general, el ejercicio está recomendado para todas las personas, incluidos los pacientes trasplantados de corazón. Pero es importante tener en cuenta que la intensidad y la frecuencia del entrenamiento deben ser personalizadas según las capacidades y las circunstancias de cada uno. Sólo así se conseguirá la mejora de la salud y de la calidad de vida que indudablemente proporciona la práctica regular de actividad física.

Publicado el 06-06-2017
Facebook Twitter Google+ LinkedIn
FarmaCardio