Antioxidantes, buenos para la salud de tu corazón

antioxidantes

Todos sabemos que el oxígeno es imprescindible para el organismo y sin él no podríamos vivir. La paradoja es que también contribuye, mediante la oxidación, a la formación de tóxicos que afectan a las células y tejidos. Estos tóxicos son los llamados radicales libres y en este sentido el cuerpo actúa mediante su sistema de defensas antioxidantes.

Sin embargo, cuando hay un desequilibrio entre la acción de los radicales libres y las defensas antioxidantes (niveles bajos de antioxidantes), se produce lo que se llama estrés oxidativo, que ha sido asociado a varias patologías humanas, como la aterosclerosis, la diabetes tipo 2, las enfermedades neurodegenerativas, el envejecimiento prematuro e incluso el cáncer.

¿Qué son los antioxidantes y cómo ayudan a la salud cardiovascular?

Llamamos antioxidantes a los agentes reductores que previenen las reacciones oxidativas en el organismo y que afectan a células y tejidos. Son moléculas que nos permiten retardar o prevenir los efectos oxidativos de los radicales libres, provocados por la polución ambiental, la radiación ultravioleta o los agentes químicos presentes en algunos alimentos.

Los antioxidantes son beneficiosos para la salud cardiovascular porque nos permiten luchar contra los radicales libres que envejecen las células cardiacas. También impiden la oxidación de las lipoproteínas de baja densidad (LDL o lo que llamamos colesterol “malo”), haciendo que tengan menos probabilidades de adherirse a las paredes de las arterias, lo que contribuiría a su obstrucción y a la aparición de aterosclerosis.

¿En qué alimentos encontramos los antioxidantes?

Principalmente hay 3 grupos: las vitaminas, los minerales y los fitoquímicos (sobre todo polifenoles, carotenoides y flavonoides), que son sustancias químicas de origen vegetal presentes en algunos alimentos como frutas, verduras y legumbres y que aportan muchos beneficios al organismo.

Vitamina C

La encontramos en distinta medida en frutas y vegetales: en los cítricos (naranjas, limones y pomelos), las fresas, el tomate, la calabaza, las coles de Bruselas, los pimientos y en los vegetales de hoja verde. Es el antioxidante más conocido y efectivo ya que es capaz de reducir las cantidades necesarias de oxígeno para una misma actividad, reduciendo así el estrés oxidativo.

En cuanto a la salud cardiovascular, la vitamina C es muy beneficiosa para el corazón, ya que descomprime los vasos sanguíneos y ayuda a disminuir los niveles de colesterol.

antioxidantes

Vitamina E

Se encuentra principalmente en aceites vegetales (de soja y de girasol), en frutos secos como las nueces, cereales y en las verduras de hoja verde (brócoli, espinacas, col rizada, lechuga…). Su función más relevante es la protección de las membranas celulares del organismo.

La vitamina E favorece la circulación sanguínea, sobre todo en combinación con la vitamina C y precursores de la vitamina A, como los betacarotenos. Un estudio de la OMS determinó que bajos niveles de esta vitamina estarían relacionados con un aumento en el riesgo de sufrir un accidente cardiovascular.

Carotenoides

Son pigmentos de colores amarillos, anaranjados o rojos que encontramos en algunos alimentos. Se encuentran en las hojas de las verduras y las hortalizas, los pimientos rojos, el brócoli, la col rizada, las coles, los cítricos, las zanahorias, las espinacas, la calabaza, los cereales, los crustáceos, la clara de huevo y mantequilla. El licopeno, de color rojo y presente en el tomate, es el carotenoide más eficaz a la hora de frenar los efectos de los radicales libres.

Los carotenoides favorecen la protección frente a la oxidación de las lipoproteínas de baja densidad (LDL o colesterol “malo”), lo que beneficia el buen estado de las paredes arteriales.

Polifenoles

Se encuentran en diferente medida en bebidas como el té, el café, la cerveza y el vino tinto; en la soja, en hierbas aromáticas como el orégano, el tomillo y el romero, en el chocolate (consumido con moderación) y en numerosas frutas y verduras.

Su importancia en el cuidado de la salud cardiovascular viene dado por su papel frente a la oxidación de las grasas y la acción contra los radicales libres. Algunos estudios han determinado que favorecen la circulación sanguínea al facilitar el intercambio de nutrientes entre los vasos sanguíneos y sus propias células. También tienen la propiedad de interceptar metales que, en estado libre, pueden aumentar la producción de radicales libres, como el hierro y el cobre.

Destacamos las cualidades de los polifenoles del té verde, tan importantes como la vitamina E: mejoran la circulación de la sangre al favorecer la segregación de una sustancia descompresora de los vasos sanguíneos y mantener su elasticidad, debido a que previene la inflamación de los tejidos.

antioxidantes

¿La toma de suplementos antioxidantes está recomendada?

Los beneficios de los antioxidantes los encontramos en los alimentos naturales, pero no así en los suplementos alimenticios. Algunos estudios han concluido que la suplementación externa de antioxidantes no contribuye a una mayor protección cardiovascular.

Por eso, lo recomendable es adquirir todos los beneficios de los antioxidantes a través de una dieta adecuada y saludable, siguiendo las recomendaciones nutricionales de tomar cinco piezas de fruta y verdura diarias y en el marco de una dieta mediterránea. Los antioxidantes, además, refuerzan el sistema inmune, protegiendo contra el cáncer y las enfermedades oculares. ¡Todo son beneficios!  

Publicado el 09-11-2016
Facebook Twitter Google+ LinkedIn
FarmaCardio