Tipos de cirugías de corazón

operacion_corazon

La cirugía cardíaca es una especialidad quirúrgica que tiene por objeto solucionar problemas del corazón y de los grandes vasos. Se recurre a estas intervenciones cuando el problema no es tratable con otras intervenciones menores ni con terapia farmacológica. El fin es reducir los síntomas y proporcionar una mejor calidad de vida al paciente. En españa, de media, se realizan 650 intervenciones cardíacas por cada millón habitantes.

La cirugía cardiovascular se puede considerar una especialidad joven, que ha sido posible gracias a dos importantes avances en la medicina: la circulación extracorpórea y el enfriamiento corporal. La máquina de circulación extracorpórea asume las funciones de bombeo y oxigenación de la sangre, propias del corazón y los pulmones, para que éste pueda mantenerse inmóvil durante la intervención. Las técnicas de enfriamiento corporal permiten detener el corazón durante un periodo más prolongado de tiempo sin dañar el tejido cardíaco, reduciendo su necesidad de oxígeno y evitando así posibles daños cerebrales.

¿Qué tipos de intervenciones cardiovasculares existen?

Las cirugías del corazón se suelen utilizar para tratar malformaciones cardíacas congénitas, problemas derivados de la cardiopatía isquémica (infarto y angina de pecho) o problemas valvulares, como la endocarditis. Las intervenciones más comunes son:

Cirugía coronaria: bypass coronario. La cirugía cardiaca más común en los adultos es el bypass de la arteria coronaria. Cuando una arteria coronaria está enferma u obstruida, se utiliza una sección de una vena o arteria de otra parte del cuerpo para crear un “puente” sobre la parte dañada. De este modo se abre una vía alternativa para que el músculo cardiaco pueda recibir la sangre rica en oxígeno que necesita para su correcto funcionamiento. Cuando se habla de “doble”, “triple” o “cuádruple” bypass, se refiere al número de arterias sobre las que se ha tenido que crear un puente.

operacion_corazon

Cirugía valvular: sustitución y reparación valvular. El corazón bombea la sangre sólo en una dirección gracias a las válvulas cardiacas, que con cada latido se abren para dejar pasar la sangre y se cierran para evitar el retorno. Cuando las válvulas se hacen más gruesas, más rígidas o se fusionan, se produce un estrechamiento (estenosis), que impide que pase la suficiente cantidad de sangre. Otras veces puede suceder lo contrario: las válvulas se vuelven insuficientes y no cierran bien (regurgitación), produciéndose un escape retrógrado de la sangre.

En los casos moderados y graves, es necesaria una intervención quirúrgica que repare o sustituya las válvulas por otras, que pueden ser biológicas o mecánicas.

Cirugía antiarrítmica. Las arritmias son cualquier irregularidad que se produzca en el latido natural del corazón. Cuando el tratamiento farmacológico y otras técnicas médicas no son eficaces, es necesario recurrir a intervenciones quirúrgicas, como la cirugía de Cox (o técnica del laberinto), en la que se crea un nueva estructura de conducción eléctrica para que los impulsos eléctricos puedan propagarse bien por el corazón. Es la cirugía más utilizada para la fibrilación auricular, el tipo de arritmia más común.

Cirugía de los grandes vasos: reparación de aneurismas. Un aneurisma es una dilatación, similar a un globo, que se produce en las paredes de un vaso sanguíneo, generalmente la aorta, cuando esa pared se encuentra debilitada. Aunque los aneurismas generalmente pueden repararse con medicación y la reducción de los factores de riesgo cardiovascular, en ocasiones pueden llegar a presentar un tamaño importante e incluso romperse. Es cuando se hace necesaria la intervención quirúrgica para sustituir la porción debilitada del vaso sanguíneo mediante un injerto (un parche o un tubo sintético).

trasplante_corazon

Trasplante de corazón. Cuando se presentan uno o varios problemas cardiovasculares que dañan el músculo cardíaco y se produce una insuficiencia cardiaca terminal, es necesario sustituir el corazón por otro en condiciones óptimas. Esta solución es la única viable cuando el paciente no  ha respondido a otros tratamientos y el corazón está tan debilitado que hay una esperanza de vida menor a un año, riesgo de muerte súbita o el paciente no dispone de una suficiente calidad de vida.

Actualmente, los grandes avances médicos están permitiendo una reducción de las cirugías cardiacas y un uso más racional de los recursos. Por ejemplo, las técnicas transcatéter están permitiendo sustituir la cirugía valvular por una pequeña incisión en el tórax para instalar un catéter en la válvula.

Publicado el 11-10-2017
Facebook Twitter Google+ LinkedIn
FarmaCardio