¿Qué deportes se recomiendan para las personas con problemas de corazón?

deporte_corazon_bici

Cuando se diagnostica algún tipo de cardiopatía o se sufre algún accidente cardiovascular, como un infarto, tendemos a pensar que realizar deporte puede ser perjudicial para la salud del corazón. Aunque hace años los mismos médicos lo desaconsejaban, hoy en día está más que comprobado que deporte y cardiopatías son perfectamente compatibles y forman un buen tándem para rehabilitar la salud del corazón. Eso sí, siempre tras una valoración médica y realizando controles periódicos.

La Sociedad Española de Cardiología recomienda que, antes de empezar a practicar ejercicio, el cardiólogo debe valorar cómo está la situación del miocardio, si el paciente tiene isquemia miocárdica y si hay presencia de arritmias al practicar deporte. Y “poniéndonos en el supuesto de que una persona no tuviera riesgo de arritmias ni isquemia inducida por el ejercicio y que está asintomático, podría practicar prácticamente casi todos los deportes”.

Ejercicios recomendados

El ejercicio adecuado a la hora de rehabilitar a un paciente cardíaco (siempre bajo supervisión médica) es el de tipo aeróbico, que fortalece el sistema cardiovascular y respiratorio. Son ejercicios basados en la resistencia, que mueven casi toda la masa muscular y son sencillos de controlar y dosificar. Según la Fundación Española del Corazón, los beneficios del ejercicio aeróbico son muchos:

  • Controla la tensión arterial, los niveles de colesterol y de glucosa.
  • Ayuda a bajar y a controlar el peso.
  • Disminuye la formación de coágulos sanguíneos y aumenta la capacidad de disolverlos.
  • Mejora la forma física y la tolerancia al ejercicio.
  • Ayuda a que el corazón funcione mejor: reduce el número de latidos por minuto, mejora su contracción y desarrolla nuevas arterias.
  • Reduce las arritmias.
  • Evita la ansiedad, la depresión y el estrés.
  • Mejora la calidad de vida, reduce las recaídas y la mortalidad.

deporte_corazon_revision

A la hora de plantear qué deporte escoger, cada persona debe buscar el que más le motiva. Los más recomendables son:

1. Andar y correr

En general, caminar de forma frecuente reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares hasta en un 27%. Tanto caminar como correr aumentan el ritmo cardiaco y favorecen el estado de salud del corazón. Es recomendable hacerlo en un terreno llano y sin desniveles, al aire libre si es posible y durante 20-30 minutos a buen ritmo, es decir, que la  intensidad máxima del ejercicio nos permita hablar mientras lo realizamos.

2. Bicicleta

El ejercicio habitual con la bicicleta reduce en un 50% el riesgo cardiovascular, aumenta el ritmo cardiaco y baja la presión arterial. Al igual que al caminar o correr, es mejor hacerlo sobre terrenos sin desniveles y es recomendable que estemos acompañados por el riesgo de caídas, lo que también fomentará nuestras relaciones sociales.

3. Nadar

Nadar es uno de los ejercicios más cardiosaludables, porque requiere menos esfuerzo para realizar el ejercicio, tiene riesgo bajo de lesiones y hace trabajar gran parte de la musculatura. Además es un deporte ideal para problemas de espalda y también para controlar la respiración, cosa que nos ayuda a mejorar el funcionamiento del corazón. Eso sí, el agua no debe estar muy fría.

deporte_corazon_bailar

4. Bailar

El baile es una actividad que ejercita las piernas y los brazos y activa la circulación sanguínea. Al ser además una actividad social, motiva para hacer ejercicio de forma regular y constante, ayuda a mejorar la autoestima y reduce el estrés. La música alegre y las rutinas hacen el ejercicio agradable y entretenido, ideal para desconectar y para fomentar las relaciones sociales.

5. Yoga y meditación

El yoga y los ejercicios de meditación son muy adecuados para pacientes con cardiopatías, ya que mantienen el cuerpo activo, pero a intensidad baja. Protegen nuestro corazón, ya que los ejercicios reducen la presión arterial y ralentizan la frecuencia cardíaca, ayudan a relajarnos, a mejorar la respiración y a controlar el estrés.

Aspectos a tener en cuenta antes de empezar a hacer ejercicio

Nunca se debe iniciar la actividad física sin consultar a un especialista qué ejercicios son los  más adecuados y a qué intensidad hay que practicarlos, sobre todo los pacientes con cardiopatías. No se debe comenzar a realizar deporte sin haber tenido un entrenamiento físico previo y en el caso de haber sufrido un infarto, es necesario cumplir el Programa de Rehabilitación Cardiaca (PRC). Además, la actividad debe hacerse de forma progresiva y se debe evitar  cualquier tipo de sobre esfuerzo. Y por supuesto, es importante calentar y estirar antes y después de la realización de ejercicio. Por último, debemos recordar que el ejercicio no sirve para nada sin una dieta saludable, una adecuada medicación y un buen control del peso.

Publicado el 05-04-2018
Facebook Twitter Google+ LinkedIn
FarmaCardio