Cuidar la salud de tus encías también protege tu corazón

encias_corazon

Las enfermedades de las encías o enfermedad periodontal, como la gingivitis y en un estadio más avanzado la periodontitis, afecta a más del 80% de la población según las últimas Encuestas Nacionales de Salud. Se produce por la inflamación e infección de los soportes que sujetan los dientes (las encías, los ligamentos y el hueso) y puede dar lugar a la pérdida de las piezas dentales.

La enfermedad periodontal viene derivada de la acumulación a largo plazo de placa en los dientes. La placa está compuesta de residuos de la comida, mocos y bacterias que, si no se elimina, crea un depósito duro (el sarro) que se acumula en la base de los dientes. Las toxinas y bacterias que producen provocan la inflamación, el enrojecimiento y la infección de las encías. Aunque nos pueda parecer que esta infección sólo afecta a la salud dental, en realidad puede influir en la salud del resto del organismo.   

Relación entre la salud bucodental y la salud cardiovascular

encias_corazon

Las personas que presentan enfermedades de las encías tienen un 50% más de riesgo de sufrir una patología coronaria. Diversos estudios, entre los que se encuentra el realizado por la Sociedad Española de Cardiología junto a la Sociedad Española de Periodoncia, así lo han concluído. Y es que en las enfermedades periodontales, las bacterias y toxinas que se acumulan bajo las encías y que son agentes inflamatorios, pueden llegar a pasar a la sangre y depositarse en otros órganos, como las arterias, promoviendo la inflamación y la acumulación de la placa de ateroma. Y ya conocemos que la aterosclerosis puede derivar en accidentes cardiovasculares, como el infarto de miocardio o la angina de pecho.

En estos estudios se ha evidenciado que los varones entre 40 y 50 años con enfermedad periodontal no tratada son el segmento con un mayor riesgo a la hora de presentar enfermedades coronarias. Y se ha observado también una mejora en el funcionamiento del endotelio (la capa fina de células que recubre la pared interior de los vasos sanguíneos), en los sujetos que ha recibido un tratamiento en la periodontitis severa.

Las conclusiones de la relación de la enfermedad periodontal y el aumento del riesgo cardiovascular están claros (aunque aún no se tengan los datos concretos de la magnitud de este vínculo). Así, la Asociación Española de Cardiología recomienda el cuidado bucal, y más específicamente periodontal, como una estrategias más de prevención de la cardiopatía isquémica.

encias_corazon

El cuidado de las encías

El cuidado de la salud bucodental también puede ayudar a preservar la salud cardiovascular. En este sentido, debemos seguir las recomendaciones odontológicas, sobre todo las personas que ya padecen una enfermedad cardiovascular: llevar una dieta equilibrada, evitando en lo posible los azúcares añadidos; mantener una buena higiene dental, cepillándonos los dientes al menos 2 veces al día y utilizando enjuague e hilo dental por los bordes superiores e inferiores de las encías; cambiar el cepillo de dientes (o el cabezal en el caso de los eléctricos) cada 6 meses; evitar el tabaco, el estrés y controlar la diabetes, que agravan la enfermedad periodontal; y, por supuesto, hacer revisiones periódicas con el dentista como mínimo una vez al año.

Publicado el 29-09-2017
Facebook Twitter Google+ LinkedIn
FarmaCardio