¿Cómo afecta la hipertensión a la salud del corazón?

hipertension_corazon_tensiometro

La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre sobre las paredes de las arterias, mediante el bombeo del corazón, para que llegue a todos los órganos del cuerpo. La presión máxima (sistólica) se obtiene en cada contracción del corazón y la mínima (diastólica), con cada relajación.

Hablamos de hipertensión cuando las cifras de presión arterial se mantienen elevadas de manera contínua: la presión sistólica por encima de 140 mmHg o la presión diastólica por encima de 90 mmHg. Es lo que llamamos habitualmente 14-9 (de máxima y mínima). Esta presión excesiva de forma continuada sobre las paredes de las arterias puede dañarlas.

Es importante destacar que a la hipertensión arterial también se le llama “la enfermedad silenciosa” porque no presenta ningún síntoma hasta que la enfermedad está muy desarrollada. Por tanto, es muy importante mantener un control de los niveles de tensión arterial en la población para poder detectar cualquier problema.  

La hipertensión y el riesgo cardiovascular

Los efectos que tiene la hipertensión arterial sobre el sistema cardiovascular son muchos y todos son perjudiciales:

  • Uno de ellos es hacer que el corazón trabaje en exceso, lo que aumenta su tamaño y produce una hipertrofia del ventrículo izquierdo. Sin embargo, este sobreesfuerzo no viene acompañado de un mayor volumen de riego sanguíneo, por lo que aumenta la necesidad de oxígeno miocárdico. El corazón se debilita por un exceso de trabajo luchando contra esta presión arterial alta, lo que puede provocar una insuficiencia cardiaca o una angina de pecho.
  • Por otro lado, la hipertensión arterial hace que se endurezcan las arterias al estar sometidas a una mayor presión, lo que puede ocasionar la formación de protuberancias como un aneurisma, o debilitar ciertas zonas de las paredes, con riesgo de obstrucción o rotura.  
  • La presión arterial alta también facilita que otros factores de riesgo cardiovascular actúen sobre los vasos, por lo que se multiplican los riesgos de un accidente coronario. Así, la asociación de hipercolesterolemia con la hipertensión arterial hace que sea mucho más fácil, para determinadas cifras elevadas de colesterol, que se produzcan obstrucciones arteriales o que se forman coágulos. También la obesidad, el tabaco y el sedentarismo facilitan que se desarrolle la hipertensión arterial y, combinados, aumenta exponencialmente el riesgo cardiovascular.

hipertension_corazon_dieta

¿Cómo mantener los niveles normales de presión arterial?  

Se considera que la tensión arterial es normal cuando los niveles de máximos de presión arterial sistólica (máxima) están entre 120-129 mmHg, y los de diastólica (mínima) entre 80 y 84 mmHg. Cifras más bajas también pueden considerarse normales, siempre que no provoquen ningún síntoma.

Las primeras medidas para controlar y prevenir la hipertensión arterial son dietéticas y de hábitos de vida saludable, así como el control regular de los niveles de tensión.

Para mantener las cifras normales de tensión arterial un factor muy importante es la dieta: una dieta equilibrada, pobre en sal y en alimentos altos en sodio, como las conservas. Otro factor importante es el control del peso: se sabe que la obesidad facilita el desarrollo de la hipertensión arterial. La realización de ejercicio de forma regular es otra de las medidas fundamentales para la prevención de la hipertensión, sobre todo el ejercicio aeróbico, que aumenta la capacidad pulmonar y cardiaca. También debemos evitar el tabaco y el exceso de alcohol.

hipertension_corazon_medicacion

Si con ésto no conseguimos los resultados esperados, tendremos que hacer un tratamiento farmacológico que nos indicará nuestro médico. Desgraciadamente, la mayoría de las personas diagnosticadas con hipertensión llegan a necesitar tratamiento, pero existen una gran variedad de fármacos capaces de controlar y reducir la tensión arterial y con probada eficacia a la hora de prevenir enfermedades cardiovasculares.

El problema es que muchas veces el paciente, al ver que logra controlar sus niveles de tensión arterial, tiende a abandonar la dieta o a reducir la medicación, perjudicando su situación. Por tanto, es importante seguir el tratamiento de forma continuada. Publicado el 06-03-2018
Facebook Twitter Google+ LinkedIn
FarmaCardio